Aguas en Guasdualito van en descenso

09.07.2015 15:29

Andreína Gazzotti

Las fuertes lluvias registradas en Guasdualito los últimos días han ocasionado el desbordamiento de los ríos Arauca y Sarare, por lo que la atención nacional se ha concentrado tanto en esta entidad apureña como en Táchira.

Este martes, el ministro Transporte Terrestre y Obras Públicas, Haiman El Troudi, informó que el nivel de agua en Guasdualito ha descendido en promedio un metro, de manera que ya se puede transitar por algunas calles de las zonas inundadas tras las intensas lluvias de la última semana.

De la misma manera, el gobernador del estado Apure, Ramón Carrizales, señaló que 91 médicos cubanos realizan jornadas casa por casa, y se espera que aumente el número a 120 médicos en los próximos días.

Acerca de las epidemias que se puedan desarrollar como consecuencia de las inundaciones, el gobernador declaró que hay casos de dengue y chikungunya “que están en proceso de descartes, pero ya se comenzó el proceso de fumigación, y el fin de semana se realizará una fumigación intensiva hasta que se cubra el 100% de la ciudad”.

Asimismo, añadió que este martes fue instalado un hospital del seguro social en el Club de Pdvsa para atender a las víctimas, el cual estará operativo desde este mediodía.  También destacó que a la ciudad habían llegado 900 toneladas de alimentos, de las cuales 600 ya fueron distribuidas entre sus habitantes.

Carrizales dijo que la situación en el centro de la localidad se ha normalizado. “Se ha ido reinstalando el servicio eléctrico. Es importante la apertura de los bancos, algunos comercios están abriendo”, añadió el gobernador.

Solidaridad
La mañana de este miércoles arribaron al estado Apure los gobernadores Tarek El Aissami (Aragua), Stella Lugo (Falcón) y Wilmar Castro (Portuguesa) para brindar apoyo con la situación de lluvias que azota a la región.

En declaraciones ofrecidas por los gobernantes, Stella Lugo, precisó que se evaluarían las zonas afectadas mediante un sobrevuelo por todo el territorio apureño.

“Revisaremos la situación y se procederá a crear un plan de acción. Vamos a determinar qué es lo que más necesita la población” expresó, Wilmar Castro, el máximo líder de Portuguesa.

Por otra parte, Tarek El Aissami dijo que luego del análisis se hará un informe para crear un plan posterior tras atender a las personas afectadas por esta situación. De la misma manera, notificó que luego de que las aguas bajen y las viviendas puedan ser habitadas, se iniciará el plan de sanamiento.

Por otra parte, la ingeniero, Yazenia Frontado, directora de Proyecto Ávila de la Universidad Metropolitana y presidenta de la Asociación Venezolana para el Agua (Aveagua), señaló en nota de prensa que la situación en Guasdualito “es un llamado de alerta para las autoridades nacionales y locales que enfatiza la necesidad de que los responsables de la gestión pública mantengan una visión integrada entre las ciudades y la gestión de aguas pluviales, lo que involucra las distintas realidades económicas, sociales, ambientales y climáticas de la región”.

Frontado añadió que las inundaciones son fenómenos naturales que no pueden evitarse y con los que hay que convivir asumiendo un cierto nivel de riesgo, por lo que “es importante prever la necesidad de aumentar la resiliencia de bienes, tales como viviendas e infraestructuras. En este tipo de situaciones, lamentablemente se afectan a las comunidades más necesitadas, debido a que las zonas populares son las menos planificadas, con mayor densidad de población, viviendas mal construidas y sobre terrenos vulnerables”.

Fuente:Analitica.com