El agua, gran meta del desarrollo sostenible mundial

El agua, gran meta del desarrollo sostenible mundial

El agua y los recursos hídricos es una de las principales preocupaciones de las empresas y la sociedad en general. Así lo concluye un estudio desarrollado por la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI) y DNV GL Business en el que han participado más de 1.900 profesionales de empresas de diferentes sectores en Europa, América del Norte, América Central y del Sur y Asia.

Según este informe, alrededor del 70% de las empresas consideran que la gestión del agua es relevante para sus estrategias de negocio, y los porcentajes alcanzan el 85% entre las empresas que utilizan el agua en sus procesos de producción. Una de cada 5 compañías que utilizan el agua en la producción, ni siquiera es consciente de la legislación sobre el agua en su país, y apenas un tercio de las empresas de todo el mundo ya tiene una política de gestión del agua.

El informe señala que la gestión del agua sigue siendo principalmente una cuestión de eficiencia y que, entre las principales preocupaciones de las empresas, encabeza la lista la reducción del consumo. Impulsados por las necesidades de medición y de optimización, la mitad de las empresas emprendieron iniciativas de gestión del agua en los últimos cinco años. Las tres iniciativas más comunes son el seguimiento del uso del agua, el establecimiento de objetivos específicos en los temas del agua, y la inversión en dispositivos eficientes de agua.

Las iniciativas no están motivadas por la oportunidad de obtener una ventaja competitiva, ni por la presión de los grupos de interés. Sólo el 10% de las compañías encuestadas son impulsadas por el requisito de divulgar el rendimiento hídrico; la presión de los clientes y de otras partes interesadas es un motivo menor. Con el cumplimiento de las leyes y los motivos económicos como los principales impulsores, la gestión del agua vuelve nuevamente a estar ligada a la eficiencia y la regularidad de los resultados de la empresa.

El documento también muestra que las empresas se beneficiaron de las iniciativas relacionadas con el agua, especialmente en términos de cumplimiento y de ahorro. Las limitaciones económicas y la ausencia de presión y de una conciencia fundamentada sobre el asunto, sin embargo, son los principales obstáculos para el progreso en la gestión del agua. Por un lado, las empresas se ven obstaculizadas por la falta de conocimiento de gestión y de consenso acerca de qué hacer. Por otro, declaran una falta de recursos financieros, rendimiento de las inversiones y la necesidad de centrarse en los resultados a corto plazo.

Las empresas esperan centrarse más en la gestión del agua en el futuro y los potenciales vinculados a estos aspectos son muy altos, tanto para la reducción de los accidentes ambientales como para la mejora de su rendimiento, gracias a un aumento en el ahorro financiero y la ventaja competitiva. Las actividades ligadas a la eficiencia seguirán siendo las acciones más comunes pero habrá un incremento significativo también en actividades más sofisticadas, como la formación del personal y las auditorías. 

Para mayor información, pulse aquí