Estrategia "Hacia el 2020" (2014-2019)

Estrategia "Hacia el 2020" (2014-2019)

Desde su creación en 1996 la familia de miembros de GWP ha prestado su ayuda a países de todo el mundo para el reconocimiento de los principios que sostienen la buena gestión del agua. De forma colectiva, han contribuido al desarrollo y fortalecimiento de un entorno favorable de políticas y leyes, la creación de marcos institucionales más adecuados, y a compartir, adoptar y adaptar instrumentos y herramientas de gestión. Se ha venido produciendo un cambio, de manera sostenida, en el pensamiento y en la acción. Debemos seguir construyendo este avance hacia una mejor gestión de los recursos hídricos y el desarrollo de un crecimiento sostenible e inclusivo. Es necesario aprender de nuestras experiencias, así como aumentar nuestros esfuerzos colectivos, centrándonos en las soluciones que aborden las cuestiones relativas a los recursos hídricos en todos los niveles.

Esta estrategia se basa en el trabajo y los logros anteriores de GWP. Fue desarrollada a través de un proceso de un año de diálogos y consultas regionales con todos nuestros miembros. Aborda las brechas e inquietudes que los miembros identifi caron, y se ha benefi ciado del asesoramiento y las contribuciones del Comité Técnico (Technical Committee) de GWP y del personal del Secretariado de la Asociación Mundial para el Agua (GWPO, por sus siglas en inglés. La estrategia identifi ca el papel de GWP en la cambiante escena mundial del agua para los próximos seis años, de acuerdo a nuestra singular capacidad para brindar un espacio neutral y creativo.

Reconoce los nuevos paradigmas y los que han cambiado. El Crecimiento Verde y la Economía Verde, y el Nexo agua–energía–alimentos, se han convertido en temas de debate internacional, reforzando la necesidad de un enfoque integrado para la gestión del agua.

El atractivo conceptual de los paradigmas, sin embargo, no es sufi ciente. Deben ser además aplicables en un mundo que cambia rápidamente. Por ello, y más allá de la teoría, el desafío de larga data de GWP – mejorar la seguridad hídrica – sigue en pie. Tiene que ver con la administración de los recursos hídricos en benefi cio de las sociedades y el medio ambiente. Es una responsabilidad pública que requiere de una planifi cación dinámica, adaptable, participativa y equitativa. Involucra coordinación y capacidad de intercambio. Se necesitan enfoques multisectoriales para abordar adecuadamente las amenazas y las oportunidades relacionadas con la gestión de los recursos hídricos en el contexto del cambio climático, la rápida urbanización y las crecientes desigualdades.

Son muchos los procesos complejos involucrados, y hará falta consistencia y compromiso de largo plazo para tener éxito.

Esta estrategia identifi ca tres objetivos: formular y apoyar políticas basadas en la experiencia, generar y compartir conocimientos y apoyar el cambio a través del fortalecimiento de la red. Dichos objetivos son interdependientes y trabajaremos en forma conjunta para alcanzarlos de manera de asegurar un enfoque integrado, y guiarán nuestras actividades a todos los niveles. Se identifi can, asimismo, seis áreas temáticas sobre las que trataremos de generar la toma de conciencia acerca de su interdependencia con la seguridad hídrica, con el fi n de identifi car un sólido conjunto de ideas que sirvan de base para la acción.

Para la implementación exitosa de esta estrategia se requiere una red de miembros dinámica y con capacidad de respuesta, una rigurosa planifi cación y monitoreo, y recursos fi nancieros. Tengo plena confi anza que esta estrategia guiará el trabajo de GWP durante los próximos seis años y espero que las inversiones realizadas por tantos para su efectiva aplicación proporcionen un punto de partida para conseguir que millones de personas dejen de estar afectadas por la inseguridad hídrica. Esto es particularmente vital para las personas más pobres, que son las más vulnerables ante los peligros planteados por la escasez del agua, los confl ictos y los desastres relacionados con el agua.

Lograr la seguridad hídrica signifi ca satisfacer las necesidades humanas así como las de los ecosistemas. Para ello es necesario que ocurran cambios fundamentales en los valores, creencias, percepciones y posiciones políticas, no sólo en las instituciones de gestión del agua, sino también en cada una de las partes interesadas. El progreso puede llegar a ser lento y las situaciones complejas, pero no hay realmente otra alternativa para el futuro de la humanidad que un mundo con seguridad hídrica. Debemos afrontar este desafío.

Ursula Schaefer-Preuss

Presidente de Global Water Partnership

Para descargar la Estrategia de GWP 2014 - 2019, pulse aquí