Habitantes aplican medidas irracionales para conseguir agua

Habitantes aplican medidas irracionales para conseguir agua
Habitantes aplican medidas irracionales para conseguir agua

Gabriela Espinoza F.
Jueves, 18/07/2013

Los racionamientos de agua han llevado a las personas a tomar distintas medidas para garantizar el suministro permanente de este servicio. La compra de botellones, o el almacenamiento en pipotes o tanques para poder mantener la higiene personal, son unas de las herramientas a las que recurren. 

Para el especialista en Control y Gestión Ambiental Faruk Bagdah esto es irracional, debido a que el planeta cuenta con 35 trillones de litros de agua dulce, de los cuales 118.639 billones están en ríos, lagos, embalses, plantas, animales y atmósfera. 

Un ejemplo de esta riqueza en Sudamérica es el río Amazonas, el segundo más largo de la tierra con 6.675 kilómetros, en un trayecto que comprende desde los Andes hasta el Atlántico, con un promedio diario de descarga de 17 billones de litros, lo que representa el 15% de toda el agua de los torrentes que llegan al mar. 

De acuerdo a Faruk Bagdah este es el río que transporta más agua en el planeta y se estima que abarca un área del tamaño de Australia. Pese a esta riqueza hídrica, 46% de los habitantes del mundo no reciben este líquido por tuberías en sus casas, por lo que millones de personas de escasos recursos subsisten con menos de 19 litros al día; mientras que las mujeres de los países en desarrollo caminan un promedio de seis kilómetros diarios para poder conseguirla. 

En la India, habitantes hacen largas colas para obtener un poco menos de 15 litros de agua en un pozo comunal en la Aldea Natwargadh, en Gujarat, un estado propenso a sequías. En Karachi, Pakistán, los ciudadanos pagan para que sus hijos se laven las manos por 20 segundos con agua y jabón. “Se estima que la demanda de agua seguirá aumentando. En 16 años, 1.800 millones de personas vivirán en sitios donde ésta será escasa”. 

Una realidad cercana

Los países africanos y asiáticos no son los únicos que enfrentan este escenario. En Venezuela, específicamente en Carabobo, vecinos de diferentes municipios se quejan por el mal servicio, como los residentes del barrio Bella Vista, en la parroquia Miguel Peña, que consideran un privilegio el suministro de agua, debido a que es irregular. 

El también profesor del Área de Desarrollo Sustentable de la Universidad Tecnología del Centro (Unitec) explicó que los habitantes de  esta jurisdicción están obligados a comprar agua a camiones cisterna y si no tienen dinero deben pedirle a otros habitantes para cubrir sus necesidades. 

Las interrupciones del servicio aunadas a la desconfianza ciudadana por la calidad del agua potable que llega a través de las tuberías se han incrementado. Faruk Bagdah lamentó que pese a que Carabobo se caracteriza por ser un territorio rico en agua, ésta no está siendo bien manejada. 

Por ello atribuyó el despilfarro del líquido a la falta de conciencia sobre el uso racional de este recurso, lo que ha elevado los problemas de contaminación de los ríos, embalses y lagos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que con 250 L de agua al día es suficiente para que una familia realice sus actividades en el hogar, sin embargo, el consumo promedio en los hogares de la entidad está en 500 L diarios. 

Bagdah advirtió además, que Venezuela es el segundo país de Latinoamérica que paga menos por el servicio de agua potable. “Tenemos que trabajar juntos para mejorar la visión sobre el valor que tiene el agua, a pesar de que muchos piensen que es infinita”. 

Ante esto, instó a los gobiernos a hacer esfuerzos para incrementar la efectividad y eficiencia en el manejo de los recursos hídricos en la nación; mientras que las personas se comprometan hacer uso racional del agua, y así puedan evitar y minimizar la pérdida de agua desde los hogares.